El urbanismo que entrañan las ciudades como modelo de organización social, manifiesta sistemas relacionales donde el carácter público o el sentido de lo común, brillan por su ausencia. La tendencia de la sociedad a vivir afincados en los no lugares, dejan a los espacios que conforman las mismas, como sitios de tránsito no sentidos como nuestros.

Entre tanto, de los diferentes discursos que encontramos en la calle, aparecen lenguajes muy diversos dispuestos a entender un modelo organizacional diferente donde, el diálogo el encuentro o la reunión, suceden a través de diferentes medios de expresión, generando nuevos usos a espacios, redefiniendo su utilidad social y fomentando una cultura más cercana, sentida de todxs y para todxs, donde el consumo de la misma no es el pilar central y las posibilidades pedagógicas en favor de la convivencia son inmensas, favoreciendo el empoderamiento de las personas y sociedades.

Este marco da contexto al trabajo que presento donde la intervención artística se convierte en el eje central, unas veces actuando como medio para la educación social de la ciudadanía, otras actuando como fin en mi desarrollo personal. De una u otra forma son complementos indivisibles en mi forma de mirar.

Digo Diego convierte su obra en procesos de comunicación afectiva donde el gesto como símbolo de representación, adquiere gran significado de aquello en lo que se fija y trata de transmitir o denunciar a través de él. Geometrías de un lenguaje emocional derivado de las relaciones del ser con uno mismo, entre nosotrxs y con el medio.

Si continúas utilizando esta web sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar