Um abraço | El abrazo

por | Dic 15, 2017

Durante los últimos meses, he estado embarcado en un proyecto centrado en la intervención de la torre central de la Triguera, antiguo silo de grano ubicado en la localidad de Olivenza, cuyo espacio ha sido transformado como Contenedor de Arte, iniciativa destinada a la recuperación de lugares abandonados o en desuso del medio rural para el desarrollo de acciones artísticas o culturales.

Olivenza, municipio al suroeste peninsular, su diversidad ofrece diferentes versiones de entendiemiento. Territorialmente ha sido perteneciente a Portugal durante cinco siglos, dos a España, siendo un tanto disruptivo los diferentes acontecimientos ocurridos en torno a este hecho. Culturalmente, es conocida como la Ciudad de las dos Culturas, modelo intercultural inherente en su población, desembocando en su conjunto en una identidad, la cultura oliventina.

Su diversidad cultural, se convirtió en apartado clave, al igual que la inclusión de la población oliventina en la configuración de la acción a desarrollar, alejándome en la medida de lo posible, en generar la sensación del artista que viene de fuera, realiza su obra y de la misma forma, desaparece. Por ello, me resultaba de gran impostancia establecer una relación directa con sus vecinos y vecinas, que permitieran establecer lazos que fomentaran un sentido de pertenencia con el proceso de creación y la obra resultante. Las relaciones transfronterizas se convirtieron así, en el tema sobre el que giraría el mural resultante.

Dicho ésto, comenzaba así un trabajo de campo que permitiera contextualizar el municipio, acercarme a su gente, sus costumbres, historia desde su lado más informal y sobre todo, afectivo. De esta forma, inicié una serie de encuentros con su tejido asociativo, Além Guadiana, asociación compuesta en su mayor parte por oliventinxs que comparten como interés el estudio, la recuperación, la promoción y el disfrute de la cultura portuguesa en Olivenza, así como el acercamiento a la Lusofonía. Asociación por la Defensa del Patrimonio, aportándome una gran visión más allá de su legado arquitectónico.  La Asociación de Mujeres, más conocidas como Las Raparigas, aportándome el lado más sentimental del pasado y presente oliventino, mostrándome lo que las calles y libros no cuentan a golpe de canciones portuguesas. Vecinxs con la doble nacionalidad, portuguesa y española, acercándome toda una exposición de motivos que les llevaron a solicitarla y disfrutar de ello.

Transcurridos los diferentes encuentros, la relación con lxs oliventinxs había comenzado, y con ello, su participación en la intervención, con la aportación de información clave, adquiriendo una visión cercana al municipio y sirviéndome como contenido para la elaboración del diseño del mural.

Finalmente, todo este proceso terminó con la construcción del mural resultante, la unión afectiva de dos culturas enraizadas, portuguesa y española, transformadas en el símbolo del municipio, el olivo a los pies del río Guadiana.

Excelente cada uno de los días transcurridos con su gente, dando forma y mimando la intervención realizada.

Para ver el vídeo del proceso pincha aquí.

 

 

 

 

 

La Triguera, Olivenza.

Si continúas utilizando esta web sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar